El viaje en bicicleta bajo la lluvia

¿Cómo organizar un viaje en bicicleta bajo la lluvia?

Muchos entusiastas del ciclismo no se desaniman ni siquiera con condiciones climatológicas adversas como lluvia, nieve o un verano muy caliente.

Por supuesto, un ciclista con experiencia real sabe que la alegría del viaje es sólo posible si se hacen los ajustes correspondientes a su estilo de conducción. Como sabemos, las hojas mojadas en la carretera no crean las condiciones ideales para un paseo tranquilo en bicicleta, pero para el ciclista amateur, la lluvia o el tiempo de otoño no son terribles. Un ciclista experimentado sabe que hay varias formas comprobadas de cambiar la lluvia en un agradable y fascinante viaje de aventura de ciclismo. En primer lugar, durante la conducción bajo la lluvia, lo más importante es la visibilidad del ciclista. Se debe conseguir ropa adecuada de colores claros. En segundo lugar, debemos equipar la bicicleta en la parte delantera y trasera con luces, o incluso con reflectores de luz. En tercer lugar, en el viaje bajo la lluvia usamos un casco con visera, que protege los ojos del ciclista de los efectos de la lluvia y el polvo, que pueden efectivamente cegarlo. Un elemento extremadamente importante durante la conducción bajo la lluvia es mantener la distancia suficiente de otros vehículos en la carretera. En caso de lluvia, los frenos trabajan un poco más lento por lo que necesitas estar bien preparado para este tipo de situación de emergencia.

¿Cómo organizar un viaje en bicicleta bajo la lluvia?

Algo muy importante para personas que viajan en bicicleta bajo la lluvia es el hecho de que los neumáticos deben estar inflados menos de lo habitual. Gracias a esto la bicicleta se mantendrá mejor en el suelo. Si deseas que tu viaje sea un éxito, debes equipar la bicicleta en las defensas para lodo. Las defensas también deben ser cuidadosamente seleccionadas - demansiado cortas sólo protegen la bici, por otro lado si son demasiado largas, hacen la conducción incómoda. Ya sabemos cómo debemos comportarnos en el camino bajo la lluvia. Ahora, es suficiente preparar la bicicleta y empezar el viaje.

¡Buen viaje!